Rhizomes Films es el nombre de esta productora audiovisual.

 

 

Un Rizoma es una suerte de tubérculo, es un tallo subterráneo que alimenta a la planta. En sí mismo, el rizoma tiene formas muy diversas, desde su extensión superficial ramificada en todos los sentidos, hasta sus concreciones en bulbos y tubérculos.

Cualquier punto del rizoma puede ser conectado con cualquier otro punto, es decir, no hay ni principio ni fin. Existen conexiones subterráneas que no son visibles y que a su vez, generan algo nuevo todo el tiempo. Mutan infinitamente. Nunca son lo mismo en sí mismo. Nunca se repiten.

 

​Tomamos este concepto porque se ajusta perfectamente a nuestra forma de concebir y pensar nuestro trabajo audiovisual. La imaginación como agente rizomático, es decir, que siempre exista  una nueva y latente conexión con nuevas formas de crear/trabajar. Hacer de nuestros trabajos algo nunca visto, nunca capturado, nunca experimentado. ​Crear una experiencia.

 

Llevamos la misma idea hacía los rubros que abarcamos audiovisualmente, pues éstos son de distinta naturaleza. Desde trabajos de índole social hasta trabajos artísticos. No hay una línea, un segmento, un patrón a seguir. Nuevamente, sólo hacemos conexiones con lo que se nos presenta como una potencia a explorar y finalmente, a explotar. ​

 

Nuestra premisa es conducir toda creación de una forma nunca experimentada.